Imagina que tienes 80 años y vives en un hospital de salud mental porque tienes Alzheimer o esquizofrenia. Tu mundo es silencioso y solitario desde hace años hasta que un doctor experimenta contigo y te pone unos audífonos. La música que escuchas te lleva de inmediato a tu niñez, las palabras salen de tu boca mientras empiezas a tararear la canción. Los meses que llevabas en silla de ruedas parecen una mentira porque en ese momento estás de pie. Todo lo que nadie creía posible, ahora lo es.

El documental Alive Inside: A story of music and memory plantea a la música como terapia ya que estimula áreas del cerebro a las que ningún otro estimulante logra llegar. Lo que parece un milagro es simplemente una reacción a la música. Este trabajo deja muy claro porqué la música siempre será la mejor medicina.